Miami, mitos y realidades. Alrededores. III Parte y final

Espero que en este último capítulo de la zaga, haya quedado claro o al menos se haya podido visualizar cómo es la vida en Miami cuando se va a turistear, y la verdad es que siempre faltan muchísimas cosas que decir, como por ejemplo que está lleno de malls por todos lados, están los caros, donde van las “estrellas” como Bal Harbour o donde vamos nosotros a comprar ropa de marca pero barata, como el Dolphin Mall. Definitivamente hay que llevar dinero a Miami. El latino le ha dado color y alegría a esta parte de Estados Unidos, pero todo tiene sus pro y contra…así como han dado alegría también han llevado las malas costumbres de cada país como: manejar mal, botar basura, hablar demasiado fuerte, no respetar las leyes, no respetar al peatón, doblar en segunda fila, pasar con rojo, andar a altas velocidades y tantas otras cosas. A pesar de todo es un lugar “very nice” como dicen las gringas que se vuelven locas con las fiestas nocturnas y los latinos en general.

Antes de cerrar el capítulo de Miami, quisiera dar a conocer algunos lugares maravillosos a los cuales deben ir y están en los alrededores de Miami:

Fort Lauderdale, es un lugar de difícil pronunciación pero bastante bello, está a 45 minutos hacia el norte de Miami y este lugar deja de ser latino y como arte de magia aparecen los estadounidenses y el cambio se nota. Tiene un pequeño centro el cual por las noches esta iluminado por miles de luces que cuelgan de sus árboles y una costanera que bordea las blancas arenas junto a las inconfundibles y preciosas palmeras. North Miami Beach, es la continuación de South Beach, acceden a este lugar si siguen caminando o manejando por Washington Avenue. Este lugar lo recomiendo si quieren tener un poco de paz en la playa, hay siempre poca gente y son kilómetros de arenas blancas y mar tibio. Cayo Largo o Key Largo, es la primera de una seguidilla de islas que se encuentran en la punta sur del estado de Florida, desde Miami hasta este lugar es una hora y media aproximadamente. Aquí encuentras los mejores arrecifes de la zona para bucear, bellos hoteles a la orilla del mar y un sinnúmero de parques nacionales donde podrás arrendar una lanchita y recorrer las turquesas aguas de la zona. Cayo Hueso o Key West es un verdadero paraíso, está a tres horas y media desde Miami y para acceder a él debes atravesar el magnífico puente de las 7 millas que va sobre el mar (un espectáculo grandioso). La arena de sus playas en tan blanca y fina que parece que estuvieras tendiéndote en kilómetros de tierra cubierta de harina;  y la mar es tan clara y dócil que parece que te bañas en una taza de leche tibia. Es un lugar muy turístico tiene casas del tiempo de la colonia, hoteles y campings. Esta cayo está a 90 millas de Cuba, dicen que en días despejados puedes ver la isla caribeña desde las costas de Key West, es aquí donde llegan los balseros cubanos a probar el sabor de la libertad a un precio altísimo al atravesar el mar. Aquí está la milla cero, el lugar exacto donde comienza o termina, según como lo mires, EEUU. Es un lugar bellísimo, digno de inspiraciones y reflexiones, por algo debe ser que el famoso escritor Ernest Hemingway vivió aquí.
Miami es un buen lugar para vivir, te acostumbras a su ritmo y clima y te acoge como latino, lo que hace que te sientas como en casa y dejes de extrañar el terruño que algún día abandonaste. Para el turista es una maravilla caribeña completa: playa, diversión, bellos lugares, grandes atracciones y shopping; como siempre lo he dicho Miami es estructuralmente estadounidense, pero de costumbres latinas, por algo es y seguirá siendo siempre “La Capital de Latinoamérica”.

Anuncios

3 comentarios sobre “Miami, mitos y realidades. Alrededores. III Parte y final

Agrega el tuyo

  1. Muy buen reportaje!!!, dan ganas de volver a Miami nuevamente jajajaj!!!
    felicitaciones, muy entretenido y creo que mucha gente se entusiasmara por ir algun dia no muy lejano…
    Marisela, desde Mtn. View, CA

    Me gusta

  2. Dani: En estos días mas grises acá en Iquique, leer sobre lo que algún día también fue mi casa, y ver fotos de tantos lugares que conozco y estuve tantas veces, la verdad que no deja de emocionarme. Al igual que tú miro hacia atrás y pienso que esos años de aprendizaje y esfuerzo no fueron en vano. Algún día nos tomaremos unos mojitos y unos buenos ron en cocowalk, con Gabriel y mi Kari.
    Cuidate y nos vemos en algún carretito por ahi.

    Tus amigos Humber y Kari

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: