Lucca. La ciudad amurallada

Lucca fue otra de aquellas ciudades a la cual llegué por “causalidades” del destino, mi objetivo era Pisa en ese momento, pero el albergue de ese lugar no tenía habitaciones disponibles, asi es que la ciudad más cercana era Lucca, y aquí si podían recibirme. Tal como me pasó con Bérgamo, quedé maravillada con esta ciudad rodeada de altas murallas que hoy sirven de paseo diario para quienes viven y visitan esta bella zona, causó tal admiración en mí que ni siquiera visité la ciudad moderna.


Lucca es una ciudad en la Toscana, centro-norte de Italia, situada sobre el río Serchio en una fértil llanura cercana y sobre el Mar Tirreno. Fue fundada por la civilización etrusca y se convirtió en colonia romana en el año 180 adC. Su nombre se debe probablemente a los celtas ligures (Luck), y significaba en su origen “lugar de paludismo”. La cuadrícula de su centro histórico conserva la planificación romana, pasando en el año 89 a ser municipio romano, aunque ya en 56 adC se celebró en Lucca el encuentro entre Julio César, Craso y Pompeyo. Se hizo popular por el mercado de la seda en el siglo XI y fue la capital de un margraviato de Toscana, más o menos independiente, pero contribuyendo con lealtad simbólica al  emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. Tras la muerte de la famosa Matilde de Toscana, la ciudad comenzó a independizarse, bajo unos documentos legales en el año 1160 y durante aproximadamente 500 años, Lucca fue una república independiente y la ciudad-estado italiana más extensa con una constitución republicana para permanecer independiente a lo largo de los siglos (junto a Venecia). En 1805 Napoleón se apoderó de la ciudad, poniendo a su hermana Elisa Bonaparte Baciocchi al mando como “Reina de Etruria”. Pasado 1815 se volvió ducado de Borbón-Parma, después de Toscana en 1847, y finalmente parte del Estado Italiano.
Esta parte del blog me gusta mucho, buscar la historia y conocer ahora un poco más las ciudades que pisé hace algunos años, me hace disfrutar más el viaje. Siempre me impacta la historia europea, qué convulsionada fue, verdad? a veces se siente como un enredo sin fin, y algunos personajes
, como Napoleón no dejan de perseguirnos. Al bajarme del bus aquella mañana fue asombroso, frente a mi tenía grandes áreas verdes que terminaban a los pies de un enorme muro, en cuya altura desfilaban diversos árboles y la gente paseaba tranquilamente admirando el bello paisaje que se veía desde aquella altura. Caminé buscando la entrada, hasta que llegué a un corto túnel, no crean que es sólo una muralla, sino que son tan gruesas que entras en ellas y subes una escalera que finalmente te brinda un bello espectáculo: una apacible ciudad. Las callecitas angostitas, las casas color pastel y las infaltables iglesias de hermosa arquitectura, fue lo primero que disfrutaron mis ojos.
No se ven muchos autos, más bien andan unos autitos con tres ruedas, ya que las calles son angostísimas y parece que las casas lograran juntarse en el cielo, porque dejan pasar muy poco el sol. Una de las cosas que más me llamó la atención es la torre de nombre Guinigi donde crece un frondoso árbol, el cual se puede admirar de diversos puntos de la ciudad. Caminé por alrededor de casi toda la ciudad sobre los robustos muros que hoy albergan diversas especies de árboles, y que muestran ante la vista un espectáculo maravilloso de un territorio de abundante verde y naturaleza. Creo que hoy Lucca se sigue protegiendo, no de sus enemigos, pero si de la civilización, esa civilización que nos contamina el aire con el ruido, los gases tóxicos, el estrés…la locura. Lucca mantiene intacta su estructura, la belleza de sus calles, pero por sobretodo el relajo y la tranquilidad que sólo te puede dar una ciudad amurallada.

Anuncios

8 comentarios sobre “Lucca. La ciudad amurallada

Agrega el tuyo

  1. Hola Daniela:
    Me alegra muchísimo este reportaje de Lucca, una de las ciudades más bellas de la Toscana, y desgraciadamente poco conocida, al menos en España. Las empresas de viajes te llevan a Florencia, Pisa y Siena y olvidan esta ciudad.
    La conocí hace años recorriendo la Toscana con mi coche y me quedé sorprendido de la ciudad.
    La catedral de San Martin, la iglesia de San Michele, la Torre del Reloj, la Torre de Guinigi como bien dices, el palacio ducal o el antiguo anfiteatro sorprenden al viajero, además del perímetro de murallas.
    ¡Enhorabuena por tan estupendo reportaje!

    Me gusta

  2. Daniela, por casaulidad llegué a tu pagina, buscando historia del lugar de mis antepasados, ya que mi apellido proviene de esa zona y un poco mas al norte tambien cuando estaba formado el imperio Austro-Hungaro, los antepasados de mi abuelo fueron emigrando al Sur, asentadonse en el Norte de Italia hasta finalmente quedarse en Lucca. Por esas cosas de la vida mi Abuelo emigró y llegó a la Argentina luego de la primera guerra mundial…. y aqui estamos.

    En resumen me encanto tu pagina y seguramente me convertiré en asiduo visitante.

    Saludos.

    Me gusta

  3. Hola Daniela, en el otoño de 2008 hicimos un viaje por la Toscana yn grupo de amigos, en nuestro recorrido descubrimos Lucca y nos encanto por su sencillez y no mucho turismo como Pisa y Florencia. ¿Sabes como descubri tu Blog? pues intentando recordar el nombre de la ciudad de Lucca, que no me acordaba, la localice en google, por el palacio que tenia un arbol en el tejado
    Maribel

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: